Get Adobe Flash player

El Dr. Enrique J. Roncoroni fue Presidente del Círculo Médico de Rosario durante el bienio 1964-1965. Su identificación con el Círculo Médico fue permanente durante toda su vida por lo que significaba como centro de estudio e intercambio de conocimientos y experiencias con sus pares.

Era oriundo de Santa Fe, donde nació el 18 de octubre de 1901. Luego de cursar sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de Santa Fe, se encaminó hacia Córdoba, para iniciar sus estudios de Medicina en 1918.

A fines del año 20, cursando tercer año, fueron informados en la ciudad de Buenos Aires por el Comisionado Nacional para la organización de la Facultad de Medicina de Rosario, Dr. Agudo Ávila, que a partir de marzo de 1921 se abrirían los Cursos de tercero y cuarto años en Rosario. Es entonces que vuelve a su Provincia para continuar sus estudios de 4o año en Rosario e iniciar las prácticas en el Hospital Centenario de esta ciudad.

Se graduó en abril de 1924, luego de ser practicante de las Salas de Artemio Zeno y Rafael Araya, con otros cinco estudiantes, en lo que fue la primera promoción de médicos de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional del Litoral, en Rosario. En esa oportunidad recibió el Premio Picardo de $2.000 en mérito a haber obtenido las más altas calificaciones.

En una rápida sucesión fue Jefe de Trabajos Prácticos de Anatomía de Odontología, hasta 1927, en que pasó a ocupar la Cátedra en forma ad honorem durante ese año. Fue designado posteriormente Profesor Titular por Concurso ante un Jurado constituido por Avelino Gutiérrez, Clemente Álvarez, Félix Valdez y Alfredo Boden a la edad de 26 años.

Ante el fallecimiento del Dr. Félix Valdez, Profesor de la Cátedra de Anatomía de Medicina, concursó al cargo en 1938, ganándolo. Decidieron con el otro Profesor de Anatomía, Dr. Bernardo delFOro, dictar en forma rotativa las asignaturas Descriptiva y Topográfica. Desempeñó ese cargo hasta noviembre de 1946 en que fue separado de la Universidad junto a otros 5 Profesores de la casa.

Ese período de 8 años en que se desempeñó en las Cátedras de Anatomía Descriptiva y Topográfica fueron los más significativos en su vida docente, permitiéndole reclutar grupos de estudiantes de las Anatomías para desarrollar al máximo su vocación en la enseñanza de la medicina quirúrgica. El Servicio de Cirugía del Hospital Freyre, cuya Jefatura había ganado en 1940, fue el ámbito de esa novel experiencia.

Durante toda su vida las características del Profesor Roncoroni fueron un amor entrañable hacia el estudio y la transmisión de conocimientos, una férrea voluntad de trabajo y una responsabilidad sin igual en todas las tareas por él emprendidas. Los médicos que se formaron con él reconocieron su calidad de maestro, siendo en sus vidas privadas el consejero y guía de sus vocaciones.

Prueba de su responsabilidad fue el viaje, de tres meses de duración, que emprendió, antes de asumir la cátedra de Anatomía de Medicina, hacia los Estados Unidos de América y Canadá con el objeto de conocer la metodología de estudio de los principales Departamentos de Anatomía de las principales Universidades de esos países, a los que ya asignaba un lugar preponderante en el futuro desarrollo del quehacer médico y científico.

Fue así que visitó las Universidades de Cornell, Columbia y Long Island en Nueva York, Michigan en Ann Arbor, Chicago y Northwestern en Chicago, Johns Hopkins en Baltimore, Philadelphia y el Wistar Institute en Filadelfia y otras en Saint Louis y Washington, y McGill en Montreal, Canadá.

En 1940 ganó el concurso de Jefe del Servicio de Cirugía en el recién inaugurado Hospital Provincial Marcelino Freyre. En él instituyó un régimen formativo de pregrado y postgrado en el que brindó posibilidad de aprendizaje práctico a un número de estudiantes adecuado a la capacidad del Servicio, previamente seleccionados por sus méritos, a través de su pasaje por Anatomía. Esta experiencia, inédita en la ciudad de Rosario, permitió formar un numeroso grupo de discípulos en los diez años que duró su gestión, la que se interrumpió al ser separado de su cargo por motivos políticos. Estos discípulos constituyeron en 1948 una Asociación a través de la cual desarrollaron una importante actividad académica durante 10 años. Un apreciable número de estos se distinguieron en su vida profesional y universitaria, llegando a ser 7 de ellos Profesores titulares de la Facultad de Medicina de Rosario.

En 1955 es reintegrado a la enseñanza Universitaria volviendo a ganar el concurso de Anatomía de Medicina en 1956. De la misma forma es reintegrado a la Jefatura del Servicio de Cirugía del Hospital Freyre. De ambas posiciones se retiró, en 1958 de Anatomía y en 1960 del Hospital Freyre, con la tranquilidad y la convicción de que sus colaboradores y discípulos continuarían su obra.

En el año 1954 el Dr. Enrique J. Roncoroni se incorpora al Colegio Americano de Cirugía (American College of Surgeons, con sede en Chicago, EUA). Ocupa la Presidencia del Capítulo Argentino, posteriormente es el Director de Cursos del ACJ siendo luego designado Gobernador del Colegio Americano para la República Argentina, ejerciendo ese cargo hasta su muerte en 1974. En esa institución, a la que se encontraba muy ligado, asistía casi anualmente a su multitudinario Clinical Congress, volviendo a cumplir una intensa actividad de preparación de jóvenes médicos, procurando becas y organizando importantes Cursos y Jornadas con la colaboración de destacados profesionales argentinos.

Cuando ocupó la Presidencia del Círculo Médico le imprimió una actividad febril a toda la actividad científica y docente a través de cursos, simposios, reuniones de “Adelantos en Medicina”, foros, seminarios y conferencias. Todas estas actividades fueron organizadas directamente por el Círculo, aparte de las programadas por las filiales, las Cátedras de Medicina y otras entidades vinculadas.

Se podría decir que la actividad que tuvo mayor repercusión en el ámbito médico y ciudadano fue la creación de la Sub-Comisión de Cultura, presidida por el Vicepresidente del Círculo Médico Dr. Juan Manuel Vila Ortiz, acompañado por los Dres. Isidoro Slullitel y Julio de Grucci.

El planeamiento de esta Sub-Comisión tuvo como finalidad esencial promover a la integración cultural del médico, y acercar al Círculo a la sociedad toda. Tuvo un éxito extraordinario en lo que respecta al interés del público, alcanzando inusitado éxito el Ciclo Bienal de Conferencias del que participaron figuras de la talla de Raúl Gustavo Aguirre, César Fernández Moreno, Beatriz Guido, Carlos Mastronardi, Conrado Nalé Roxlo, Jorge D’Urbano, Ernesto Sábato, Jorge Luis Borges, C. Córdova Iturburu, Ulises Petit de Murat, Nicolás Olivieri, César Tiempo, Silvina Bullrich, y Leónidas de Vedia, cerrando este ciclo el Dr. David Staffieri con una advocación hacia la integración del médico como hombre culto y cultivado, con inquietud científica, social y moral y con sed universal de verdad y belleza.

No sólo hubo conferencias, sino Cursos sobre Oratoria, Mnemotécnica y Griego para Médicos así como Exposiciones de pintura. Tuvo también gran éxito el Curso sobre “Las Grandes Epocas de la Música” que se desarrolló en 7 conferencias ilustradas musicalmente.

El Dr. Roncoroni tuvo una gran colaboración de parte de todos los miembros de la Comisión Directiva y especialmente de su Secretario, el Dr. Juan Carlos Villaggi Leiva.

En el aspecto privado de la Medicina, junto a reconocidos médicos y cirujanos de Rosario, fundó el Sanatorio Parque en 1953. Julio Acebal, Ricardo Ercole, Enrique J. Roncoroni, José Sgrosso, Wenceslao Tejerina Fotheringham y Roberto Villavicencio emprendieron esta tarea para brindar a la ciudad una Medicina y una Cirugía de avanzada. Continuó en el Sanatorio su tarea docente con los jóvenes que se incorporaban a la institución, teniendo la virtud de enseñar con el ejemplo, la reiteración de las técnicas y conceptos, la responsabilidad ante el paciente y la honestidad de procederes. La Biblioteca del Sanatorio Parque lleva su nombre.

En su actividad médica fue fundamentalmente un cirujano, que gracias a su gran conocimiento anatómico le permitió abarcar muy distintos aspectos de la misma. En la medida que avanzaban los años fue abandonando algunas áreas que delegó en sus discípulo. Ocupó la Presidencia de la Sociedad de Cirugía de Rosario en 1948-49.

El conocimiento de que la medicina sólo puede avanzar a través del estudio y la investigación hizo que apoyara a esta última a través del Instituto de Investigaciones Médicas que fuera fundado en 1948 por la Asociación Rosarina para el Fomento de la Investigación Médica, ARFIC. Esto lo llevó a ser su Presidente desde 1969 hasta 1973.

El compromiso permanente con la educación de postgrado y el reconocimiento de su labor en ese sentido hizo que las autoridades de la Universidad lo designaran a partir de 1971 Presidente del Consejo de Enseñanza para Graduados de la Universidad de Rosario, labor que desempeñó hasta 1973, implementándose en ese período el Doctorado único de la Universidad con el objetivo de perfeccionar la formación integral de los graduados y capacitarlos para la investigación. Esa iniciativa fue posteriormente abandonada cuando cada Facultad dentro de la Universidad optó por su propio doctorado.

A lo largo de su vida recibió muchas distinciones; entre ellas fue designado Profesor Honorario de la Universidad de Rosario en 1966, Comendador a la Orden al Mérito de la República Italiana en 1966, Miembro de la Academia Nacional de Medicina de Buenos Aires en 1971.

El Círculo Médico de Rosario lo homenajeó designando con su nombre a uno de sus salones.

por Enrique C. Roncoroni