Médicos en la historia

Un sección para recordar aquellos médicos de tiempos pasados que mejoraron la medicina

alvarez
Retrato del Dr. Clemente Álvarez

El Dr. Clemente Álvarez nació en Málaga (España) en 1872. Llegó de niño a la Argentina y adoptó rápidamente su ciudadanía. Su padre, Serafín Álvarez (1842-1925) fue un destacado abogado, periodista y docente que realizó importantes trabajos periodísticos y sociológicos en nuestra ciudad, llegando a integrar la Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Santa Fe. Junto a su hermano, el Dr. Juan Álvarez (fundador, en 1912, de la Biblioteca Argentina que lleva hoy su nombre, del Círculo de la Biblioteca, que fue la base de la Asociación Cultural Teatro El Círculo, y autor, del renombrado libro Historia de Rosario) fueron verdaderos baluartes de la cultura y de la ciencia en Rosario. Clemente Álvarez hizo sus estudios secundarios en Buenos Aires y se graduó de médico en la Facultad de Medicina de la UBA en 1894, a los 22 años, con Diploma de Fíonor.

Una vez recibido realizó por varios meses un viaje í Europa, donde perfeccionó £us conocimientos. Al regresar se instaló en nuestra ciudad, y en 1898 ingresó al Hospital Rosario, en cuya Sala II trabajó durante 50 años, transformándola en un verdadero centro de educación médica, una verdadera cátedra universitaria por demás prestigiosa, antes de que se creara la Facultad de Ciencias Médicas de Rosario.

En 1901, Clemente Álvarez creó la Liga Argentina contra la Tuberculosis de Rosario, y propició y participó activamente en la construcción del Hospital Nacional del Centenario y en la creación de la Facultad de Medicina.

Fue Profesor de Semiología en 1922; de Patología Médica en 1923, y luego, en 1924, de Clínica Médica, hasta el año 1946 en que fue dejado cesante, como la mayoría de los profesores, por discrepar con la política del Gobierno del Gral. Perón.

Fue miembro honorario de la Asociación Médica Argentina y Miembro correspondiente de la Academia Nacional de Medicina de Buenos Aires, de la cual fue designado en 1937 miembro Honorario, siendo en esos momentos Presidente de la misma el Dr. Bernardo Houssay.

Participó en la fundación del Círculo Médico de Rosario en 1910 creando la Biblioteca de esa Institución y en 1911 la Revista del Círculo Médico de la cual fue director durante 38 años. A pesar de su intensa actividad en esa Institución nunca quiso aceptar la Presidencia de la misma a pesar de habérsele ofrecido en numerosas oportunidades. Fue, además, fundador del Colegio Médico de Rosario en 1930.

Era un gran docente, un universitario descollante y un extraordinario clínico, con una vocación de servicio digna de imitar, destacándose por su sencillez, austeridad, extremadas modestia y humildad, que le hacían renunciar a honores y cargos.

Fue un hombre de una moral insobornable, con un concepto de la ética humana sobresaliente, que siempre tuvo un gran amor por sus enfermos, dignificando de esa manera nuestra profesión.

Murió en Rosario el 22 de julio de 1948 a los 76 años, siendo uno de los grandes Maestros de la Medicina en el Litoral Argentino.

por Héctor Hugo Berra

  • Pioneros
  • Hermanos cirujanos
image
Nació en Buenos Aires el 22 de febrero de 1859, de padre escocés y madre irlandesa. A los 30 años, el 2 de julio de 1889, egresó de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Buenos Aires. En tal sentido, encarnó una verdadera transgresión para la época, habida cuenta de que entonces no se consideraba el ejercicio de la Medicina como una de las "tareas propias de su sexo".
image
El 18 de noviembre de 1914, en la cama 14 de la sala Fernández del Instituto Modelo de Clínica Médica, se realizó la primera transfusión sanguínea estabilizada con citrato neutro de sodio de la historia.
image
Hijo de humildes inmigrantes piamonteses, nació en Buenos Aires en 1884 y murió en Rosario a los 51 años. Se graduó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, y se casó con una inmigrante catalana; luego toda la familia se trasladó a Rosario.
image
Lelio Zeno nació en Turín (Italia) el 16 de marzo de 1890. El apellido Zeno tuvo gran popularidad en Europa en la Edad Media, debido a la devoción a San Zeno, quien fuera obispo de la ciudad de Verona en 1334.