Médicos en la historia

Un sección para recordar aquellos médicos de tiempos pasados que mejoraron la medicina

“Nuevos mecanismos fisiopatológicos en la hipertensión arterial” 
Dr. Alberto Muniagurria  

“Glomerulopatias. Fisiopatología, diagnóstico y tratamiento” 
Dr. Héctor Sarano  

“Artrosis problema vigente” 
Dr. Alberto Gentiletti  

“Hemorragias digestivas altas, criterios diagnósticos y terapéuticos” 
Dr. Orlando Rufinengo  

“Valvulopatías cardíacas, su detección y abordaje terapéutico” 
Dr. Carlos Lorente  

“Obstrucción arterial crónica, su manejo” 
Dr. Alfredo Luque  

“Complicaciones de la cirrosis” 
Dr. Adolfo Wulfson  

“ACV. Diagnóstico y tratamiento” 
Dr. Reinaldo Menichini  

“Enfisema pulmonar crónico. Su enfoque” 
Dr. Gabriel Temporelli  

“Intoxicaciones de alto riesgo, su enfoque y tratamiento” 
Dr. Juan Carlos Piola  

“Diagnóstico diferencial de los comas: su evaluación actual” 
Dr. Edgardo Marelli  

“Cefaleas. Su visión actualizada en el nuevo milenio”
Dr. José María Gutiérrez Márquez

  • Pioneros
  • Hermanos cirujanos
image
Nació en Buenos Aires el 22 de febrero de 1859, de padre escocés y madre irlandesa. A los 30 años, el 2 de julio de 1889, egresó de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Buenos Aires. En tal sentido, encarnó una verdadera transgresión para la época, habida cuenta de que entonces no se consideraba el ejercicio de la Medicina como una de las "tareas propias de su sexo".
image
El 18 de noviembre de 1914, en la cama 14 de la sala Fernández del Instituto Modelo de Clínica Médica, se realizó la primera transfusión sanguínea estabilizada con citrato neutro de sodio de la historia.
image
Hijo de humildes inmigrantes piamonteses, nació en Buenos Aires en 1884 y murió en Rosario a los 51 años. Se graduó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, y se casó con una inmigrante catalana; luego toda la familia se trasladó a Rosario.
image
Lelio Zeno nació en Turín (Italia) el 16 de marzo de 1890. El apellido Zeno tuvo gran popularidad en Europa en la Edad Media, debido a la devoción a San Zeno, quien fuera obispo de la ciudad de Verona en 1334.