Get Adobe Flash player

por Patricia Arrastía y María Gabriela Garrido

El prurito o picazón es un motivo de consulta frecuente en la práctica médica. De naturaleza subjetiva, puede definirse como una sensación que lleva al deseo de rascarse.

A veces es el único síntoma por el cual consulta el paciente o bien puede coexistir con otros síntomas y signos.

Es importante realizar un interrogatorio y un examen físico completo, así como los estudios complementarios correspondientes para arribar al diagnóstico, considerando que puede ser el síntoma predominante de enfermedades cutáneas inflamatorias o ser una manifestación de procesos metabólicos, neoplásicos o medicamentosos.

Fisiopatología

La sensación de prurito es el resultado de la activación de una red de terminaciones nerviosas situadas en la unión dermoepidérmica, considerándose que si el estímulo sobre dichas terminaciones fuera de mayor intensidad produciría dolor.

Las evidencias actuales indican que la histamina y varios péptidos (bradiquinina, interleuquinas, neuropéptidos, sustancia P, calicreina, péptidos opioides del S.N.C entre otros) serían los mediadores químicos del proceso del prurito.

Se piensa que es transmitido por las fibras amielínicas C llevando el estímulo a los cordones posteriores de la médula, de allí al tálamo por el tracto espinotalámico lateral para finalizar en el giro central posterior de la corteza.

La respuesta de rascado al prurito es un reflejo espinal, que lo calmaría al producir una sensación de suave dolor que se superpone a la picazón.

Tipos de prurito

  1. PRURITO ASOCIADO A ENFERMEDADES DERMATOLÓGICAS:
    1. INFECCIOSAS
      • Bacterianas ( impétigo, foliculitis)
      • Virales ( herpes, varicela)
      • Micosis ( candidiasis, tiña capitis, tiña cruris)
      • Parasitarias (escabiosis)
    2. AMBIENTALES
      • Plásticos
      • Telas
      • Polen
      • Quemaduras solares
    3. ENFERMEDADES CUTÁNEAS
      • Eccema atópico
      • Liquen plano
      • Dermatitis seborreica
      • Psoriasis
      • Pitiriasis Rosada
      • Dermatitis herpetiforme
      • Micosis fungoide
      • Ictiosis
    4. REACCIONES ALÉRGICAS
      • Dermatitis de contacto
      • Farmacodermias
      • Urticarias
      • Fotoalergia
    5. XEROSIS
  2. PRURITO ASOCIADO A ENFERMEDADES SISTÉMICAS
    1. Enfermedad hepática: en el embarazo puede aparecer prurito generalizado con valores de bilirrubina elevados por una colestasis causada por los estrógenos. El prurito en la obstrucción biliar crónica se asocia a niveles elevados de sales biliares, pero no hay relación directa de dichos niveles y la intensidad del síntoma.
    2. Enfermedad renal crónica: es uno de los síntomas más frecuentes. La sequedad excesiva de la piel, sumado a los niveles de uremia elevados serían los responsables. La hemodiálisis produce un alivio transitorio.
    3. Prurito en las enfermedades endócrinas: el prurito generalizado es un síntoma de la tirotoxicosis, pudiendo estar relacionado con el aumento de la temperatura corporal. En el hipotiroidismo es posible la presencia de prurito debido a la sequedad intensa de la piel mixedematosa, En ambos casos puede existir prurito localizado principalmente en zona genital debido a candidiasis mucocutánea. En el hiperparatiroidismo el prurito podría estar relacionado con los niveles elevados de calcio, a su vez la parathormona estimula a los mastocitos aumentando la producción de histamina. En la diabetes es poco frecuente el prurito generalizado, pero si el localizado, a predominio de zona genital, por el aumento de incidencia de candidiasis cutánea.
    4. Prurito en enfermedades malignas: La enfermedad de Hodgkin presenta prurito generalizado en el 30% de los casos. El 50% de los pacientes con policitemia vera asocian prurito intenso inducido por el agua. Otras enfermedades como el mieloma múltiple, neoplasias de páncreas, ovarios, estómago y próstata pueden acompañarse de prurito.
    5. Enfermedades psiquiátricas: La parasitofobia, en la cual el paciente refiere hormigueos, es un síntoma de una severa alteración psiconeurótica. En forma más frecuente el prurito localizado o generalizado puede ser manifestación de ansiedad o depresión. En general se llega al diagnóstico por exclusión.

Metodología de estudio

  • Interrogatorio completo
  • Examen Físico: buscar presencia de lesiones cutáneas, signos de rascado, color de la piel, estado de hidratación, presencia de adenopatías o visceromegalias, etc.
  • Exámenes complementarios: laboratorio sanguíneo, estudios microbiológicos, biopsia cutánea, etc.

Bibliografía

Fitzpatrick y col. Dermatología en Medicina General Tomo 1 3° Edición 1988.
Muniagurria y Libman. Semiología clínica Tomo I Motivos de consulta. 1988.
Cabo Horacio, manifestaciones cutáneas de la diabetes. 1996.